Cómo mantener el coche en invierno

Verano e invierno son, quizás, las estaciones donde el coche necesita de un mayor mantenimiento para que esté en perfectas condiciones. Es probable que salgamos también a la carretera, especialmente en fines de semana, por lo que necesitaremos cadenas para la nieve y otros accesorios para resguardarnos del frío.

Mantener-coche-invierno

Puesta a punto

El coche debe estar a punto cuando lo necesitamos. Por esto, es importante llevarlo al mecánico para un correcto mantenimiento, donde mirarán las ruedas, los neumáticos, las llantas, el motor y lo indispensable para que este invierno el coche esté también en forma si salimos a la carretera.

Con ello, la batería del coche es la que más sufre en invierno, y en el taller mecánico la pondrán apunto para tener una nueva. Y prestaremos especial atención a los neumáticos, pues con las bajas temperaturas la presión también disminuye.

Consejos

Para esta época del año, hay determinadas acciones que llevaremos a cabo para un buen mantenimiento del coche. Por ejemplo, si ha estado fuera toda la noche, en un ambiente algo más frío, deberemos encender el motor y dejar pasar algunos minutos para empezar con la marcha.

En estos meses, el aire caliente del coche es absolutamente necesario, aunque no debemos abusar de ello, pues se notará mucho más el ambiente frío del exterior. Para este uso u otros, utilizaremos filtro de aire K&N, totalmente recomendable en condiciones de temperaturas extremas.

Para que podamos divisar con más claridad los demás coches, los cristales han de estar muy limpios. Haremos uso del limpiaparabrisas, que también debe recibir el mantenimiento adecuado, además de los retrovisores. De esta manera, evitaremos salir a la carretera sin una buena visibilidad, algo esencial a la hora de conducir por nuestro bien y el de los demás.

También controlaremos el líquido refrigerante para que haya una proporción adecuada de anticongelante. Entre otros consejos, podemos destacar que deberemos extremar la precaución cuando salimos, especialmente, en cuanto a: la disminución de la velocidad en carretera al poder haber heladas y faltar la visión en muchos puntos de las poblaciones españolas, y el mantenimiento de una distancia prudente de seguridad.